MI HISTORIA DE STAR WARS

rogue-one-story-gallery-an1-ff-000074_c43f88cc.jpeg

ESTE TEXTO PUEDE CONTENER ALGUNAS REVELACIONES DE LA HISTORIA DE LA PELÍCULA ROGUE ONE: A STAR WARS STORY, SI NO DESEA CONOCERLAS POR FAVOR NO CONTINÚE LEYENDO.

Ayer tuve la oportunidad de asistir a una función para “prensa” de Rogue One: A Star Wars Story.

Escribo “prensa” entrecomillado, ya que parecían ser más fanáticos que periodistas profesionales. Muchos aplaudían desde los primeros títulos en pantalla, no tengo problema con ello, pero sí con que exclamen cosas a media función como ¡charolastra!, que confundan a Gael García con Diego Luna o que se retiren de la sala sin echar un vistazo siquiera a los créditos.

Hace unos 15 años, un compañero de trabajo en una estación de radio se refería a los nuevos productores como “fans con gafete” y los “periodistas” de ayer me hicieron recordar esa expresión. ¿Qué tiene que ver con Rogue One? Mucho, porque precisamente la película parece hecha por un fanático, con gafete y mucho presupuesto. No está mal ser fanático de algo, a mi también me gustan muchas cosas, pero al sólo ser fanático se puede carecer de originalidad e imaginación.

Rogue One es una obra derivada, toma elementos de Star Wars y los repite, cosa que incluso The Force Awakens había hecho mejor. Nuevamente hay una heroína abandonada por sus padres, muy habilidosa sin justificación alguna y con una misión muy importante, encontrar a alguien. Desde A New Hope esa es la premisa y aquí no varía mucho, ni siquiera hay tiempo suficiente de desarrollo de personajes y sus relaciones. Si acaso la ambigüedad moral de Cassian,  interpretado por Diego Luna, es lo más interesante a nivel guión, así como el inolvidable Chirrut. El resto es aún más predecible, sabemos dónde terminará.

Si conocemos que la película trata del origen de la resistencia y cómo consiguieron los planos de la estrella de la muerte, no hay mucho más qué ver, es eso, así de simplista es la trama. La aventura intergaláctica se reduce a llevar los contenidos de una memoria USB o disco duro del punto A al B. Eso no es Star Wars. Y para ocultarlo, la segunda mitad de la cinta tiene montones de efectos especiales, así como naves/vehículos de la saga y personajes de A New Hope, que por cierto lucen terriblemente recreados por computadora. Meras golosinas visuales y complacientes.

La producción y las actuaciones son formidables, pero sería extraño que no fueran así con un presupuesto de alrededor de 200 millones de dólares. De nuevo la falla vuelve a estar desde el guión y en esencia; no hay nada arriesgado o verdaderamente novedoso. Imagine que un grupo de jóvenes tomara la ropa y los instrumentos de un grupo de rock legendario como Queen, se aprendieran muy bien sus canciones e incluso sus padres millonarios les hubieran comprado el nombre de Queen, luego se subieran al escenario y gritaran ¡Buenas noches, nosotros somos Queen!

No, no son Queen. Y eso pasa con Star Wars, siendo Disney los padres ricos. Estamos ante otra obra que parece escrita por el departamento de mercadotecnia del ratón Miguelito, repitiendo la fórmula hasta con robot que rompe la tensión con chistes. Y no es un fenómeno exclusivo de Star Wars, es producto de la cultura moderna, la de los “fans con gafete”, tanto los que están en Hollywood como los “periodistas”, no son profesionales que hagan trabajos originales. Gareth Edwards es uno de los directores más sobrevalorados, Godzilla y Monsters son mediocres incluso en una categoría de películas de serie B. Y el que cite a Lucas y Spielberg como sus influencias, sólo hace evidente que es “fan con gafete”.

A estas alturas ya debe haber miles de videos en YouTube con el título “mi opinión de Rogue One”. No lo tomen a mal, puede haber fanáticos muy estudiados y apasionados, pero para que algo sea original, también debe existir creatividad. Muchos usarán hasta palabras parecidas entre sí, como “guiño” o “entrañable” para enmascarar su falta de profundidad en análisis. No digo que no sigan sus sueños, sino que si lo quieren hacer sean originales y profesionales.

Si tiene la impresión de que Rogue One es la historia de Star Wars que el mundo merecía, probablemente usted sí se la merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s